¡¡POR FIN TENGO TIEMPO!!

¡Por fin tengo tiempo! este pensamiento me alegró al principio de la situación de confinamiento que vivimos ahora. Tiempo para mí, algo que añoraba muchas veces. Sin embargo, estoy tan ocupada de nuevo, ahora con el teletrabajo y el manejo de la nueva situación, que me pregunto ¿a qué quiero dedicar mi tiempo para llevar el timón de mi vida, teniendo en cuenta esas cosas añoradas?"

Rosa María Jiménez

Thu, 04/30/2020 - 09:55

Algo que inicialmente me alegró cuando llegó el confinamiento fue la sensación de que, por fin, iba a tener tiempo para mí: para leer, para escuchar música, ver algunas series y películas, para recuperar algunas aficiones, para arreglar mis macetas, meditar, analizar mis sensaciones… Algo que añoraba muchas veces diciéndome “cuando tenga tiempo haré….”

Pero han ido pasando los días y me doy cuenta de que… “Vaya, hoy no me he dado tiempo para…”

Y me he preguntado por qué:

En realidad, estoy tan ocupada como antes. Ahora teletrabajo, que está bien, pero que me requiere más tiempo porque no tengo los mismos medios que en mi oficina, y además tengo que manejar los sentimientos que me está generando esta situación y me cuesta elegir dejar eso y “dedicarme tiempo”.

Necesito encontrar las motivaciones para tomar tiempo para hacer aquello que necesito y que me inspira, que me da paz interior, que me hace sentir bienestar:

  • Estar con las personas a las que quiero, ahora on-line, y compartir
  • Avanzar en aquellos proyectos y aficiones que me alegran
  • Tomar distancia de tanto bombardeo informativo
  • Acoger mis sensaciones y analizarlas
  • ….

Pero, para ello, es fundamental que pueda encontrar un rato para pararme a sacar a la luz y descifrar mis anhelos de ser más, mis deseos profundos pospuestos; porque, o si no, es la rutina diaria, el quehacer de mi actividad (que también son muy satisfactorios, todo hay que decirlo), los que dirigen mis decisiones.

Hacer una parada, en la que acoger esas novedades, esas pequeñas actividades o tareas que se han ido quedando atrás, o que no me parecen tan importantes o necesarias y que están dentro de la expresión “dedicarme tiempo”.

 

Después de esta pequeña reflexión, me pregunto y os pregunto (porque creo que es algo que nos puede pasar a todos):

  • ¿Soy capaz de encontrar un pequeño ratito para acoger esos anhelos interiores, descifrarlos y darles un lugar dentro de la organización de mi día a día?
  • ¿A qué quiero dedicar mi tiempo? 
  • ¿Eso incluye el dedicarme tiempo a mí mismo/a?

Me parecen buenas preguntas… Creo que así podré llevar mejor el timón de mi vida, también en esta circunstancia.


Comentarios

Begoña Esparza
3 June 2020
Si, qué bueno lo que compartes Rosa, y que bueno que nos paremos para ser conscientes de nuestra vida...
Gracias

Nuevo comentario