UNA NUEVA VIDA

Contemplando este nuevo ser me llega su paz, su tranquilidad, su serenidad, junto a la Fuerza que porta para hacerse escuchar en sus necesidades. ¡Tan pequeño y tan lleno de Vida! Ya desde el primer momento dejándose ver, haciéndose escuchar, buscando su lugar.

Malu Elosegi

Fri, 08/14/2020 - 19:59

Me apasiona la Vida, me apasiona poder vivirla disfrutando de Ella cada día; la oportunidad de continuar creciendo, vitalizándome, soltando amarras para poder disfrutar y gozar de mi propia libertad. Una libertad ganada a pulso, con trabajo, compromiso, determinación… y, sobre todo, con coherencia y fidelidad a quien soy en mis entrañas de Vida.

Con el nacimiento de mis dos hijas tuve la suerte de poder ponerme las pilas, porque aspiraba a ayudarlas a ser felices. Comprometerme en la Formación PRH me ayudó a descubrirme, a confiar y a fiarme de lo que se me daba vivir con ellas, ayudándolas en su crecimiento y en su felicidad. Pude disfrutar de sus avances, de sus logros, de verlas convertirse en las mujeres comprometidas y responsables que son hoy.

Creía que mi felicidad era completa con ellas, pero la Vida me ha regalado la dicha de ser abuela. Vuelvo a sentir con mayor fuerza la Vida llamándome con ilusión y alegría a disfrutar una vez más de esta nueva Vida que ha llegado como un regalo inesperado aportando felicidad a nuestras vidas.

Contemplando este nuevo ser me llega su paz, su tranquilidad, su serenidad, junto a la Fuerza que porta para hacerse escuchar en sus necesidades. ¡Tan pequeño y tan lleno de Vida! Ya desde el primer momento dejándose ver, haciéndose escuchar, buscando su lugar.

Me maravilla contemplarlo porque su vida hace vibrar la mía. Me vitaliza y me impulsa a seguir comprometiéndome con mi propia paz interior, mi tranquilidad y mi serenidad junto a la Fuerza que siento activarse cada día en mí y que me ayuda a hacerle frente a mi día a día. Poder admirar a una personita, un ser humano tan pequeño y tan completo al mismo tiempo porque porta todo lo necesario para ser feliz, creciendo y recorriendo su camino con la ayuda de quienes le queremos.

Si te interesa, te puedes preguntar:

  • ¿Qué vives ante un recién nacido?
  • ¿Qué despierta de lo mejor de ti mismo/a?

Comentarios

Nuevo comentario